Diagnóstico de la duodenitis

Los médicos realizan un examen físico para comprobar si hay síntomas como la plenitud de estómago, ardor de estómago, gas excesivo o hinchazón, incomodidad abdominal, eructos excesivos, pérdida de apetito, náuseas, diarrea y vómitos.

La rápida pérdida de peso e hinchazón de los órganos abdominales son algunos de los signos evidentes que confirman la presencia de duodenitis.

Para el diagnóstico adicional, una biopsia de tejido y una esofagogastroduodenoscopia (un procedimiento endoscópico) se puede aconsejar. Exámenes patológicos (sangre, heces y orina) pueden ser prescritos para el pronóstico correcto.