Diagnóstico de una úlcera duodenal

Un médico de atención primaria que sospecha una úlcera duodenal suele extraer una muestra de sangre para detectar H. pylori y para descartar otras causas posibles de los síntomas del paciente. Después de una inspección inicial, el paciente puede ser canalizado con un gastroenterólogo para realizar más pruebas.

El especialista puede tomar una radiografía abdominal o una tomografía computarizada para detectar anomalías del duodeno. Un procedimiento de endoscopia puede llevarse a cabo para confirmar un diagnóstico, durante el cual un tubo flexible que contiene una cámara de fibra óptica se inserta en la garganta. La cámara está dirigida hacia el duodeno, por lo que el gastroenterólogo puede ver claramente una úlcera.